jueves, octubre 12, 2006

Tarantino, si quieres, ven a Alcoi que te conozco

TRET DEL DIARI INFORMACIO


Tan surrealista como algunas escenas de las películas que le han encumbrado fue la visita que realizó el cineasta estadounidense Quentin Tarantino hace dos años a Ciudad de la Luz. O más bien cabría hablar de conato de visita, ya que los responsables políticos que estaban en aquel momento al frente del complejo cinematográfico alicantino negaron la entrada al director de grandes éxitos como «Reservoir Dogs», «Pulp fiction», o la saga «Kill Bill». Según han confirmado a este periódico fuentes solventes de Ciudad de la Luz, fue el entonces director general de Coordinación de Grandes Proyectos de la Generalitat Valenciana, Gonzalo Morell, quien ordenó que no accediera a las instalaciones Quentin Tarantino porque «no lo conocía».La rocambolesca historia se remonta al 21 de junio de 2004, cuando el prestigioso realizador asistió, acompañado por el actor David Carradine y el productor de todas sus películas, Lawrence Bender, a la presentación en Madrid del lanzamiento en DVD de «Kill Bill 1» y a una proyección de las dos entregas en las que se divide esta historia de venganza. Terminada la promoción tras una multitudinaria rueda de prensa, el considerado «l´enfant terrible» del cine estadounidense se reunió para cenar con su pareja sentimental, la también directora Sofía Coppola, que había llegado por su cuenta a Madrid. Acompañado por unas cuantas personas más, en un restaurante donde dieron buena cuenta de vino de Rioja, gambas y jamón, según ha podido saber este diario, alguien le comentó al también actor y guionista la existencia en Alicante de Ciudad de la Luz, explicándole que este complejo se estaba promocionando como el más grande, moderno y completo de Europa. Llevado por una mezcla de curiosidad y arrebato, Tarantino pregunta la distancia que separa Madrid de Alicante y, sin pensárselo más, toma rumbo hacia los estudios de cine de Aguamarga.Ni corto ni perezoso, el director llegó entrada la madrugada a Ciudad de la Luz, donde se topó en primer lugar con la seguridad del recinto. La irrupción de la estrella, pese a lo intempestivo de la hora, puso en marcha los mecanismos lógicos de comunicación, hasta alcanzar al máximo responsable del complejo, Gonzalo Morell, quien, según expresó a sus subordinados, ignoraba quién era Quentin Tarantino y rechazó que pudiera ver las instalaciones. Si bien es cierto que en aquella fecha los estudios todavía no habían sido inaugurados, también lo es que Ciudad de la Luz perdió una oportunidad de oro en cuanto a promoción. Gonzalo Morell, benidormense y amigo desde la infancia del ex presidente de la Generalitat y ex ministro de Trabajo Eduardo Zaplana, fue destituido de su cargo el 16 de septiembre de 2005 y sustituido por Pilar García Argüelles. Este relevo se producía un año después del golpe de mano dado en Ciudad de la Luz por el jefe del Consell, Francisco Camps, que eliminó de la dirección del complejo a la mayoría de sus miembros zaplanistas, siendo en un principio Morell una de las excepciones. Tras ser finalmente destituido por Camps como alto cargo, el presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, ha repescado a Morell como asesor. El pasado 1 de agosto se incorporó como adjunto en la oficina que la Diputación tiene en Dénia con un sueldo anual de 35.355 euros.

1 comentario:

melon dijo...

Si haguera cridat a Colombo...