viernes, junio 08, 2007

¿Qué sería del mundo sin les bolsetes de Mercadona?


Des del Globo


¿Qué sería del mundo sin los detalles más insignificantes, esos momentos que hacen girar el mundo, esas pequeñas cuestiones que cambian la vida radicalmente en dos segundos? ¿Qué sería del mundo sin los niños, las sonrisas y los gestos amables?
Pero, realmente, ¿Qué sería del mundo sin las bolsas de Mercadona? ¿Qué sería del mundo sin la primavera? ¿Qué sería del mundo sin el fútbol?
Llámenme primario primate. Tienen derecho, pero yo lo veo así.
¿Imaginan ustedes un mundo sin bolsas de Mercadona? ¿Dónde tiraríamos la basura? Dicen que las bolsitas de Mercadona contaminan porque son recipientes de un solo uso. Eso es totalmente falso. Cuando abran el contenedor para tirar la basura (que seguramente estará dentro de una de estas bolsitas) verá que todo el armazón color verde está repleto de cartelitos de estos supermercados. Y, si hay que trasladar una cosa de casa de la madre a casa de la hija o viceversa. ¿Dónde la meto? Pues en una bolseta de Mercadona.
Un tupperware, una rebequeta, un cd, un libro… todo, absolutamente todo cabe en una bolseta de Mercadona. Los usos de este magnífico invento (hay señoras que, como a diferencia del DIA no hay que pagarlas, se guardan algunas bolsas para usos posteriores) no acaban de ahí. Las bolsas sirven para desarrollar nuestras aptitudes manuales y para que no se nos atrofien las extremidades. Hay quien las dobla en triangulitos pequeñísimos y las mete en otra bolsa dentro de un cajón. Otros realmente inútiles –como yo- nos marcamos el reto casi diario de abrir las bolsas en la caja del supermercado. Algunas están pegadas. Bloqueamos la cola que hay, pero me niego a que la amable cajera me abras las dichosa bolsetas. Casi siempre lo consigo a los diez minutos, pero lo consigo.
¿Y las otras cosas? Qué sería de los domingos y de la vida en general sin las promociones de ascenso a Seguna A, sin los finales de Liga, sin los mundiales? ¿Y qué sería de mí sin la primavera y esa proliferación de mujeres hermosas provocando taquicardias y amagos de infarto con sus tops, cortas faldas y pañuelitos en el pelo?

3 comentarios:

Cripema dijo...

Que la vida son las pequeñas cosas, estoy de acuerdo. Pero sobre las bolsas del mercadona.... me veo en la obligación de decir (sin ánimo de ser vinagre) que cada vez me encuentro más agujereadas...con la consecuente enviscà si metes un bote de coca-cola con algo de liquido...

Anónimo dijo...

Me parto con tu análisis intrínseco de les bolsetes de Mercadona. Todo lo dicho es muy cierto y quien diga lo contrario no vive en España pero sí que me gustaría decir algo sobre las susodichas: por favor, todo aquel con un mínimo de estilo o preocupación ínfima por lo estético no debería ser visto NUNCA con una de ellas a no ser que esté cargando comida y aún asi.....ejem!por cierto, un truqui para abrirlas antes, haz lo mismo que para pasar las hojas pegadas de los periódicos, a mí me funciona. Q

Harry dijo...

Les bolsetes... Tienen vida propia, siempre hay alguna en la puerta... Esperandote a que la saques de casa a dar un paseo!