martes, enero 20, 2009

Edgar Alan Poe, 200 años de un maestro




Edgar Alan Poe era un escritor de cuentos de terror y un poeta. Era un visionario, pues sus historias encajan perfectamente en los Informativos de cualquier cadena de televisión de la contemporaneidad. Era un borrachuzo que murió tirado en la calle con delirios alcohólicos. Todo un personaje que me fascina e inspira.

Os recomiendo sus obras completas y las películas sobre sus grandes éxitos (El cuervo) consideradas de Serie B.

Poe es un tio vigente y que además arrastra a seguidores. Los 'góticos' lo han heredado como símbolo. A mí siempre me ha gustado su poema Anabel Lee. Radio futura y The Cure compusieron sendas canciones con la letra. Silvio Rodríguez le rinde un homenaje (a Edgardo) para rematar una serie de grandes músicos que han encontrado en su obra y sobre todo en su manera de vida, un referente.

Se casó con su prima de 13 años... bastante habitual en la época.

Se cumplen ahora 200 años de su nacimiento

Letra Anabel Lee

Hace muchos muchos años en un reino junto al mar

habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee

y crecía aquella flor sin pensar en nada más

que en amar y ser amada, ser amada por mi.

Éramos sólo dos niños mas tan grande nuestro amor

que los ángeles del cielo nos cogieron envidia

pues no eran tan felices, ni siquiera la mitad

como todo el mundo sabe, en aquel reino junto al mar.

Por eso un viento partió de una oscura nube aquella noche

para helar el corazón de la hermosa Annabel lee

luego vino a llevarsela su noble parentela

para enterrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar.

No luce la luna sin traermela en sueños

ni brilla una estrella sin que vea sus ojos

y así paso la noche acostado con ella

mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

Nuestro amor era más fuerte que el amor de los mayores

que saben más como dicen de las cosas de la vida

ni los ángeles del cielo ni los demonios del mar

separaran jamas mi alma del alma de Annabel Lee.

No luce la luna sin traermela en sueños

ni brilla una estrella sin que vea sus ojos

y así paso la noche acostado con ella

mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

En aquel sepulcro junto al maren su tumba junto al mar ruidoso.

Hace muchos muchos años en un reino junto al mar

habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee

y crecía aquella flor sin pensar en nada más

que en amar y ser amada, ser amada por mi.




2 comentarios:

Cripema dijo...

No puedo leer el poema sin escuchar la melodia de Radio Futura... Y lo he intentado, pero no, no puedo, la oigo ahí en el fondo...

Harry dijo...

Lo de Just Like Heaven no lo tengo muy claro xato. Personalmente no le veo mayor paralelismo que el que pueden tener 2 canciones de amor cualquiera (aunque yo soy de mixtas ;-) http://www.blender.com/guide/articles.aspx?id=515